Entrenamiento con ejercicios isométricos e hipertensión arterial: una revisión actualizada

Resumen

La hipertensión se reconoce como uno de los principales factores de riesgo atribuibles a las enfermedades cardiovasculares y la mortalidad prematura. Las iniciativas globales para la prevención y el tratamiento de la hipertensión arterial se centran en la modificación no farmacológica del estilo de vida. Las recomendaciones de ejercicio difieren entre las organizaciones profesionales y científicas, pero generalmente son unánimes en cuanto al papel principal del ejercicio de resistencia aeróbico y dinámico tradicional. En los últimos años, el entrenamiento con ejercicios isométricos (IET) ha surgido como una nueva intervención de ejercicio efectiva con evidencia consistente de reducciones en la presión arterial (PA) superiores a las reportadas en los modos de ejercicio tradicionales recomendados por las guías. A pesar de la gran cantidad de nuevos datos emergentes y del respaldo de determinados órganos rectores, la IET sigue estando infrautilizada y no se prescribe ampliamente en la práctica clínica. Esta revisión informada por expertos examina críticamente el papel de la IET como una posible herramienta adyuvante en el futuro tratamiento clínico de la PA. Exploramos la eficacia, los protocolos de prescripción, la calidad y certeza de la evidencia, el estímulo cardiovascular agudo y los mecanismos fisiológicos que sustentan sus efectos antihipertensivos. Terminamos la revisión con sugerencias para llevar a casa sobre la dirección de futuras investigaciones sobre IET.

1 Introducción

Se estima que las enfermedades no transmisibles son responsables de aproximadamente el 73% de todas las muertes a nivel mundial, de las cuales las enfermedades cardiovasculares (ECV) siguen siendo la principal culpable (1). Aproximadamente el 31% de todas las muertes son directamente atribuibles a las enfermedades cardiovasculares, lo que las convierte en la principal causa de mortalidad en todo el mundo.1, 2). Específicamente, la cardiopatía isquémica y los accidentes cerebrovasculares representan en conjunto el 84,9% de todas las muertes por ECV, y la suma restante de la mortalidad es consecuencia de otras patologías cardíacas o vasculares, como la valvulopatía calcificada y la enfermedad vascular periférica.1, 3).

La fisiopatología subyacente responsable del desarrollo de la ECV depende de la compleja interacción de una serie de variables, muchas de las cuales no están claras, que interactúan de manera intrincada a lo largo del curso de la vida humana. A través de generaciones de investigación empírica, los factores de riesgo que contribuyen a la progresión de la ECV se han establecido y definido como no modificables (como el sexo, la edad y el origen étnico) o modificables (como el índice de masa corporal, el tabaquismo y el consumo de alcohol). dependiendo de la capacidad de influencia externa. La presión arterial (PA) elevada, que clínicamente se denomina hipertensión (HTN), se reconoce como el principal factor de riesgo atribuible tanto para las enfermedades cardiovasculares como para la mortalidad.4) (Higo. 1).

Figura 1
Figura 1

Mecanismos fisiopatológicos de la hipertensión. El angiotensina, PAN Péptido Natriurético Atrial, BNP péptido natriurético cerebral, California calcio, CO salida cardíaca, Epi epinefrina, HORA ritmo cardiaco, NO noradrenalina, NO óxido nítrico, IGP prostaciclina, RAAS sistema renina-angiotensina-aldosterona, redes sociales sistema nervioso simpático, SV volumen sistólico, TPR resistencia periférica total

Brevemente, la PA se puede definir como la medida de la fuerza hidráulica ejercida sobre las paredes arteriales por la sangre oxigenada en la circulación sistémica.5). La PA sistólica (PAs) se refiere a la presión arterial durante la contracción del miocardio, mientras que la PA diastólica (PAD) describe el estado de presión durante la fase de relajación de una contracción cardíaca. La clasificación actual de la PA varía según las directrices adoptadas. Las pautas proporcionadas por el Instituto Nacional para la Excelencia en Salud y Atención (NICE) y la Sociedad Europea de Cardiología/Sociedad Europea de Hipertensión (ESC/ESH) determinan un diagnóstico de HTA con una PAS ≥ 140 mmHg y/o una PAS ≥ 90 mmHg (6, 7). Sin embargo, las directrices actuales de la American Heart Association/American College of Cardiology (AHA/ACC) establecen un umbral de tratamiento más bajo para el diagnóstico de HTA en ≥ 130 mmHg de PAS y/o ≥ 80 mmHg de PAS (8). Independientemente de este conflicto diagnóstico, se acepta uniformemente que los valores de PAS y dBP de < 120 mmHg y < 80 mmHg son óptimos, y el aumento de la presión más allá de este umbral se asocia linealmente con un mayor riesgo de ECV.9, 10). Específicamente, se ha informado que el riesgo de ECV se duplica por cada aumento de 20 mmHg en la PAS, y un análisis más reciente informa un aumento del 13% en el riesgo de mortalidad por cada aumento de 10 mmHg en la PAS.9, 11). El ensayo SPRINT de 9361 pacientes demostró que dirigir el tratamiento a una PAS de < 120 mmHg en comparación con la práctica estándar de < 140 mmHg resultó en tasas más bajas de eventos cardiovasculares mayores fatales y no fatales y de mortalidad por todas las causas.12).

Se estima que la HTA afecta a 1,13 mil millones de personas en todo el mundo y, debido a su naturaleza asintomática, esta cifra puede estar subestimada (13, 14). Dada esta inmensa prevalencia global y las secuelas de la HTA, durante el último medio siglo se han estudiado ampliamente los enfoques para el tratamiento de la PA. Con esto, se ha establecido que una gran cantidad de opciones de tratamiento farmacológico antihipertensivo son altamente eficaces para reducir la PA y, en consecuencia, mejorar los resultados de los pacientes.15, dieciséis). Como resultado, la aplicación clínica generalizada de la farmacoterapia en el tratamiento de la PA es enorme. Por ejemplo, una encuesta muestra que el 77,3% de los estadounidenses diagnosticados con hipertensión están medicados (17), mientras que el número de adultos que recibieron tratamiento farmacológico para la PA aumentó un 50% entre 2006 y 2016 en Inglaterra (18). A pesar de esta prevalencia, existen limitaciones sustanciales asociadas con la medicación para la HTA, que a menudo se subestiman en la práctica clínica, incluidos los efectos adversos, la carga económica y el riesgo de errores de prescripción que resultan en consecuencias no deseadas.19, 20). Además, la adherencia a la medicación antihipertensiva suele ser inferior al 50% un año después de la prescripción inicial (21). La mala adherencia a la medicación para la PA se asocia con un aumento del 75% en el riesgo de mortalidad por todas las causas (22). Una vez que a un paciente se le receta el medicamento por primera vez, es probable que siga siendo dependiente de por vida, lo que marca una encrucijada importante en el tratamiento para los médicos.23).

Por lo tanto, establecer enfoques no farmacológicos eficaces, adherentes puede resultar fundamental para abordar la crisis mundial de hipertensión arterial. El tratamiento no farmacológico incluye pérdida de peso, dejar de fumar, dieta saludable, ingesta reducida de sodio en la dieta, mayor ingesta de potasio en la dieta, moderación del consumo de alcohol y actividad física (7). Esta revisión examina críticamente el papel del entrenamiento con ejercicios isométricos (IET) como una posible herramienta adyuvante en el futuro tratamiento clínico de la PA. Exploramos la eficacia, el estímulo cardiovascular agudo y los mecanismos fisiológicos que sustentan su impacto antihipertensivo. A pesar de los beneficios para reducir la presión arterial y el respaldo de determinados órganos rectores, la IET no se promueve ni prescribe ampliamente en la práctica clínica. Terminamos la revisión con sugerencias para llevar a casa sobre la dirección de futuras investigaciones sobre IET.

2 Entrenamiento con ejercicios isométricos: evidencia actual

El ejercicio isométrico se refiere a una contracción muscular sostenida en la que la longitud del músculo no cambia. En los últimos años, muchos ensayos de investigación han investigado los efectos de la IET sobre la PA, empleando varios protocolos y modos de aplicación. Si bien no se ha establecido un protocolo de referencia único, la mayoría de las investigaciones de IET han utilizado un protocolo de agarre manual (dinamómetro), generalmente realizado al 30% de la contracción voluntaria máxima (MVC) del participante (24,25,26). Por el contrario, pocos han investigado la IET con extensión bilateral de piernas, generalmente aplicada a una intensidad del 20 % de MVC o del 85 % de HR.cima mediante un dinamómetro isocinético (27, 28). Finalmente, trabajos más recientes han demostrado la eficacia del IET empleado en la variación de una sentadilla contra la pared que requiere una prueba incremental para establecer umbrales de intensidad individualizados del 95% de la FC.cima (29, 30). Independientemente del enfoque, los protocolos más comúnmente estudiados requieren un compromiso de tiempo de aproximadamente 11 a 20 minutos por sesión. Esto es significativamente menor que el de otros modos de ejercicio más convencionales, con sesiones de entrenamiento de resistencia dinámica y aeróbica que generalmente oscilan entre 30 min y > 1 h. Además de su eficiencia en el tiempo, el atractivo de IET radica en su practicidad con requisitos mínimos de equipo, amplia versatilidad en entornos aplicables (por ejemplo, entornos domésticos y laborales) y accesibilidad general. El protocolo de sentadilla contra la pared se puede aplicar sin equipo y el protocolo de agarre manual solo requiere un dinamómetro disponible comercialmente. La extensión de piernas, sin embargo, es considerablemente menos accesible, generalmente requiere un costoso dinamómetro isocinético o equivalente y es la menos utilizada de todas las aplicaciones en el campo de la IET.

2.1 Evidencia

Mesas 1 y 2 Proporcionar todos los datos actuales de metanálisis y ensayos controlados aleatorios (ECA) reconocidos en el desarrollo de esta revisión. Estos estudios se identificaron predominantemente mediante una actualización de una búsqueda sistemática que se detalló anteriormente (31). Esta búsqueda se realizó en PubMed (MEDLINE), la Biblioteca Cochrane y SPORTDiscus e incluyó términos MeSH, palabras clave y variantes de palabras para “entrenamiento con ejercicio isométrico”, “contracción estática”, “entrenamiento con ejercicio”, “presión arterial” e “hipertensión”. . Los ECA individuales en esta revisión también se encontraron a través de investigaciones de metanálisis anteriores en esta área (Tabla 1). Para representar de manera más efectiva solo evidencia válida y rigurosa, la Tabla 2 Incluye exclusivamente solo ECA publicados desde el 1 de enero de 2000 hasta el 1 de abril de 2023, que han investigado los cambios previos y posteriores a la PA después de cualquier intervención IET.

Tabla 1 Revisión sistemática y datos metanálisis sobre los efectos del entrenamiento con ejercicios isométricos sobre la presión arterial en reposo
Tabla 2 Ensayos controlados aleatorios prospectivos que investigan los efectos del entrenamiento con ejercicios isométricos sobre la presión arterial en reposo

Como se detalla en la tabla 1se han realizado varios estudios metanalíticos que analizan colectivamente todas las variaciones del protocolo de IET para proporcionar una estimación conjunta de…

Traducido automáticamenteTruncado a 10000 caracteres
Publicación Original

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Próximas formaciones

Curso

Curso en Prevención de Lesiones del Sprint, Salto y Cambio de Dirección en el Deporte

El entrenamiento de habilidades motoras específicas en el deporte es esencial para la mejora del rendimiento deportivo. Por lo que los procesos de aprendizaje motor, desarrollo motor y control motor resultan clave en la progresión y la mejora de las habilidades específicas.En el contexto de los deportes abiertos o de decisión, como los deportes individuales y de equipo de dinámica intermitente, el entrenamiento de habilidades motoras específicas como el sprint, el salto y los cambios de dirección, es la base para la mejora de la técnica deportiva y la táctica (individual y colectiva), ya que las mismas se incluyen en los episodios de duelo y todas las variantes de juegos en espacio reducido y deporte formal.Por lo que se considera de importancia fundamental la progresión correcta en el desarrollo metodológico de las habilidades, el control en la ejecución, y los aspectos mecánicos y fisiológicos a tener en cuenta en la prevención de lesiones relacionadas a las mismas.El presente curso propone el abordaje de las principales habilidades motoras deportivas, como el sprint, el salto y los cambios de dirección, de manera de brindar herramientas para su comprensión, análisis, control de ejecución, y metodología de entrenamiento apuntado a la prevención de lesiones en diferentes contextos deportivos.
Primera Edición
Curso

Diseño de Programas de Ejercicio en Cáncer y Enfermedades Neurodegenerativas

El ejercicio físico, junto a la alimentación, puede considerarse la piedra angular para la prevención de muchas de las enfermedades no-transmisibles e hipocinéticas que acosan una sociedad cada vez más sedentaria. Además, una vez instaurada la enfermedad, la correcta prescripción de ejercicio constituirá una parte fundamental del propio tratamiento en el continuo de la enfermedad para paliar sus síntomas, frenar su desarrollo y devolver la calidad de vida al paciente.Concretamente, la actividad física de intensidad moderada realizada de manera regular ha demostrado en diversos estudios que disminuye el riesgo de padecer cáncer hasta en un 50% según el tipo de patología. Sus beneficios en pacientes oncológicos están siendo también evidenciados con numerosos estudios, tanto durante el tratamiento como una vez finalizado, obteniéndose mejores resultados, un aumento en la calidad de vida de los pacientes y una mayor tasa de supervivencia.
8 Revisiones
4,75
Taller

HIIT y Entrenamiento Concurrente

La Especialización surge por las necesidades de actualización y profundización que se presentan a los profesionales ligados al entrenamiento y el ejercicio físico en distintas poblaciones y espacios de desempeño laboral con diferentes objetivos.Así es que la selección de temáticas, contenidos y disertantes está en relación a las necesidades de los profesionales en ENTRENAMIENTO EN LAS NUEVAS TENDENCIAS EN EL FITNESS de aptitud física y rendimiento, abarcando contenidos y metodologías prácticas que tienen que ver con la mejora de la salud, la aptitud física, la composición corporal, el rendimiento físico en el deporte, como así también lo que hace a recursos que posibiliten mayor variabilidad de estímulos para el desarrollo de clases o sesiones novedosas, y posibilitar una mayor adherencia de las personas destinatarias a los programas de entrenamiento y ejercicio físico en el fitness.El presente Taller en HIIT Y ENTRENAMIENTO CONCURRENTE buscará actualizar distintas formas de control de carga de entrenamiento y metodología aplicable al entrenamiento concurrente de fuerza y resistencia en diferentes contextos; incorporar nuevas posibilidades metodológicas relacionadas con el HIIT con orientación neuromuscular en el contexto de las clases grupales; y conocer los objetivos fisiológicos y las formas metodológicas de aplicación de cargas de entrenamiento HIIT en el ámbito de los deportes de dinámica intermitente.
Primera Edición